Peritonitis

Cirujano General Dr. Carlos González | Cirujano general en San Luis Potosí

La peritonitis es la inflamación del peritoneo, una membrana suave que recubre las paredes abdominales internas y los órganos dentro del abdomen, la cual generalmente ocurre a causa de una infección bacteriana o micótica. 

La peritonitis requiere atención médica urgente para combatir la infección y, si fuera necesario, tratar cualquier enfermedad subyacente.

Síntomas

  • Dolor abdominal o sensibilidad al tacto.
  • Hinchazón o sensación de pesadez en el. abdomen.
  • Fiebre.
  • Náuseas y vómitos.
  • Pérdida del apetito.
  • Diarrea.
  • Incapacidad de defecar o echar gases.
  • Fatiga.
  • Desorientación.

Causas

La infección del peritoneo puede deberse a varios motivos. En la mayoría de los casos, la causa es una perforación dentro de la pared abdominal. Aunque es poco frecuente, la afección puede producirse sin una perforación abdominal.

Estas son algunas de las causas comunes de las perforaciones que provocan peritonitis:

  • Procedimientos médicos, tales como la diálisis peritoneal.
  • Perforación del apéndice, úlcera estomacal o perforación del colon.
  • Pancreatitis.
  • Diverticulitis.
  • Traumatismo.

Si la enfermedad no se trata, la peritonitis puede diseminarse más allá del peritoneo, donde puede causar:

  • Una infección en todo el cuerpo (septicemia): La septicemia es una enfermedad de evolución rápida, que pone en riesgo la vida, y puede causar choque, insuficiencia orgánica y la muerte.

Entre los factores que aumentan el riesgo de peritonitis se encuentran los siguientes:

  • Diálisis peritoneal: La peritonitis puede ocurrir en personas que se someten a un tratamiento de diálisis peritoneal.
  • Otras afecciones médicas: Las siguientes afecciones médicas, entre otras, aumentan el riesgo de desarrollar peritonitis: cirrosis hepática, apendicitis, enfermedad de Crohn, úlceras estomacales, diverticulitis y pancreatitis.
  • Antecedentes de peritonitis:Una vez que se ha tenido peritonitis, el riesgo de que ocurra de nuevo puede ser mayor que en el caso de alguien que nunca la ha tenido.